Estados Unidos coquetea con la autodestrucción

Ingram Pinn illustration

Hoy publica Martin Wolf un interesante artículo en Financial Times sobre el cierre del Gobierno Federal de Estados Unidos.

El artículo se puede leer íntegro en la web de Financial Times. La primera parte del artículo, traducida al castellano, dice lo siguiente:

¿Es Estados Unidos una democracia funcional? Esta semana los legisladores han decidido cerrar una parte del Gobierno Federal en lugar de permitir que la reforma sanitaria entrara en vigor. Pero pueden ir más lejos: si no llegan a un acuerdo para elevar el llamado ‘techo de la deuda’ se arriesgan a que el Gobierno de Estados Unidos entre en suspensión de pagos, algo mucho peor que el cierre o el secuestro fiscal. Si la oposición está preparada para infligir semejante daño a su propio país, significa que los condicionantes que hacen que la democracia funcione se han ido. ¿Por qué ha ocurrido? ¿Cuál será el resultado? ¿Qué debería hacer el presidente?

La primera pregunta es la más desconcertante. Los republicanos están haciendo todo esto con el fin de impedir una modesta mejoría en el que es el peor sistema de salud de todos los países desarrollados. La Patient Protection and Affordable Care Act, conocida como Obamacare, se inspira en la introducida en 2006 en el Estado de Massachusetts, gobernado entonces por Mitt Romney. Su objetivo, aparentemente delictivo, es cubrir a 32 millones de personas sin seguro médico y asegurar la cobertura sanitaria de personas con problemas de salud previos. Es cierto que el programa es complejo. Sin embargo, se basa en un sistema defectuoso, según el cual la mayoría de personas obtiene un seguro médico a través de sus empleadores, y eso es un obstáculo para la flexibilidad del mercado laboral, ya que complica la decisión de dejar un trabajo -en particular para las personas con problemas médicos crónicas-. Es una forma de servidumbre.

Comparemos el sistema de salud de Estados Unidos con el de otros países desarrollados. EEUU gasta hasta el 18% de su PIB en salud, frente al 12% de la siguiente en la lista: Francia. El sector público de EEUU supone un porcentaje mayor del PIB que el de Italia, Reino Unido, Japón y Canadá, aunque muchas personas se queden sin cobertura. El gasto per cápita en EEUU es casi un 100% mayor que el de Canadá y un 150% mayor que el de Reino Unido. ¿Qué obtiene EEUU a cambio? La esperanza de vida al nacer es de las más bajas de este grupo de países, mientras que la mortalidad infantil es la más alta. Los años potenciales de vida perdidos por personas de menos de 70 años son también mayores. Para los hombres se explica en parte por las muertes violentas, pero es también cierto en el caso de las mujeres. 

La idea de que hay que cerrar el gobierno -llegando incluso a la suspensión de pagos- para detener el seguro universal, que otros países dan por hecho, parece una locura. Quizá esto explique lo mucho que algunas republicanos repudian a Obama. La mitad de los legisladores que pedían a John Boehner, líder republicano en el Congreso, que derogara la reforma sanitaria provenía del viejo sur. Su disgusto por el Gobierno Federal puede ser parte de la explicación. Los republicanos podrían temer que la reforma funcionara, que no fracase sino que funcione, porque consolida la credibilidad del Gobierno. 

(Artículo íntegro, en inglés, haciendo clic aquí).

Según Goldman Sachs, señala el artículo ‘el cierre equivalente más largo se produjo en 1995 y duró cinco días’. Goldman Sachs estima también que cerca 800.000 empleados federales no podrán acudir a su puesto de trabajo. Además, estima que un cierre de dos días podría reducir el crecimiento interanual en el cuarto trimestre en 0,1 puntos porcentuales, mientras que una semana de cierre costaría 0,3 puntos porcentuales.

Related posts:

Política Internacional |