Memo desde Nueva York

Nueva York está nevada y gélida. Solamente asciende la temperatura política conforme se acerca la presencia de Netanyahu para dirigirse a una sesión extraordinaria conjunta del Congreso y Senado.

En juego están dos temas que hacen del debate una especie de duelo en la alta sierra entre Obama y Netanyahu. Ayer todos los programas de debate – Face The National o Meet the Press – no hablaban de otra cosa.

El primer tema gira sobre una cuestión de política interna y de relaciones entre Israel y los Estados Unidos. La tensión política puede llegar hasta el extremo de que la oposición la use como misil para golpear al Presidente Obama, aunque sea el líder de Israel quien vaya a utilizar el discurso como un spot más de su campaña electoral.

El segundo versa sobre el posible acuerdo nuclear con Irán. Conforme se filtran detalles del mismo, el debate se ha enrarecido, como era de esperar. Hay quienes piensan que pudiera ser demasiado ventajoso para Irán y quienes piensan lo contrario. Entre los primeros se encuentra Israel y en cierta medida Arabia Saudí, aunque de forma menos vocal. Sin embargo, nadie ha sido capaz de plantear hoy una alternativa viable al acuerdo – más allá de bombardear las instalaciones nucleares de Irán, lo que no se encuentra entre las acciones razonables.

Nieva en Nueva York y en la esquina entre la calle 42 y la Sexta Avenida la policía protege una manifestación. Las pancartas leen: “Rabinos verdaderos contra la visita de Netanyahu”. Se oyen sus potentes voces que sólo dicen “No, No, No”. Sus sombreros, barbas y tirabuzones blanqueados por la nieve.

Por esto, entre otras cosas, Nueva York es siempre interesante.

Related posts:

Política Internacional |