Posts con el tag ‘MUSLIM BROTHERHOOD’

El crisol egipcio: los militares, la mezquita y las masas de la plaza Tahrir

Mientras la población egipcia aguardaba con tensión los resultados de las elecciones presidenciales en su país, un hilo de pesimismo recorría el discurso de los jóvenes y de los grupos seculares liberales que lograron derrocar el régimen de Hosni Mubarak en enero de 2011. La sensación de que “todo es posible” nacida de la rebelión en la Plaza Tahrir se desvanecía por momentos mientras dos candidatos a los cuales los manifestantes se oponían profundamente, Mohamed Morsi, el representante de los Hermanos Musulmanes, y Ahmed Shafiq, persona clave de la Vieja Guardia (y de la actual Junta Militar), se preparaban para concurrir en la segunda vuelta.

Se rompía así un triángulo que integraba a tres fuerzas fundamentales de la sociedad egipcia desde el comienzo de la primavera árabe: los militares, la mezquita y las masas de la plaza Tahrir; cada uno de ellos con distintos tipos de poder e intereses. Aquellos que llenaron la plaza Tahrir hace 16 meses eran silenciados y se cuestionaba la esperada transferencia de poderes de un gobierno militar a un gobierno democrático civil.

Desde que asumiera el poder el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (SCAF) tras el derrocamiento de Mubarak, con el mariscal Mohamed Hussein Tantawi —ministro de Defensa de Mubarak durante dos décadas— como líder, sus acciones han socavado constantemente el delicado proceso hacia una transición democrática. La semana previa a las elecciones presidenciales, una sentencia del Tribunal Constitucional, aliado del SCAF, disolvió el Parlamento recientemente elegido, alegando ilegalidad en las elecciones que habían conformado tal composición. Y augurando la victoria de Morsi, el SCAF asumió todos los poderes legislativos, limitó severamente los poderes presidenciales, se adjudicó la facultad de designar el Comité que redactaría la nueva Constitución, tomó el control sobre los presupuestos del país y anunció que se encargaría de la seguridad doméstica y exterior del país.

La Junta Militar sembró, en definitiva, todos los ingredientes para que continuase la batalla por la asignación de poderes. Antes en la plaza Tahrir, ahora con el Islam político, que, tras años de clandestinidad (aunque tolerada) en la sociedad egipcia, ha sabido obtener beneficio de unas protestas de la que no fueron parte integral. La falta de organización y fragmentación política de las fuerzas seculares liberales les pasó factura hace seis meses en las elecciones parlamentarias. Y permitió que en la segunda vuelta de las presidenciales, la mayoría de los egipcios eligiera a Morsi frente a la restauración de la Vieja Guardia.

Pero la ajustada victoria de Morsi sobre Shafiq, de tan solo 3 puntos y medio, y la baja participación experimentada en los comicios —del 46.4% en la primera vuelta y del 51.8% en la segunda— reflejan una sociedad polarizada y exhausta, con falta de confianza hacia el proceso electoral y sus candidatos. Además de añadir más incertidumbre sobre el futuro de Egipto.

Para leer el artículo completo: http://elpais.com/elpais/2012/07/02/opinion/1341250514_207166.html

Opinión, Política Internacional | , , , Permalink

The Egyptian Crucible, Project Syndicate

Illustration by Paul Lachine, property of the NewsArt organization and of its artistAs Egyptians tensely awaited the results of their country’s presidential elections, a thread of pessimism ran through the discourse of the young people and secular liberals who had brought down Hosni Mubarak in January 2011. The “anything is possible” sensation of the Tahrir Square rebellion had faded, and now two candidates whom the protesters deeply opposed, the Muslim Brotherhood’s Mohamed Morsi, and Ahmed Shafiq, a factotum of the old regime (and of the current military government), prepared to face off in the second round.

The triad of fundamental forces driving Egypt since the beginning of the Arab Spring – the military, the mosque, and the masses in Tahrir Square, each with different types of power and interests – was thus broken. Those who filled Tahrir Square 16 months ago were silenced, and the expected transfer of power from the military to a civilian, democratic government was thrown into doubt.

Since assuming power after Mubarak’s fall, the Supreme Council of the Armed Forces (SCAF), led by Field Marshal Mohamed Hussein Tantawi, a defense minister for two decades under Mubarak, has consistently undermined the delicate work of democratic transition. The week before the presidential elections, the SCAF-allied Constitutional Court dissolved the recently elected parliament, alleging illegality in the voting process. And, foreseeing Morsi’s victory, SCAF assumed all legislative powers; severely limited the president’s powers; seized the authority to appoint the committee tasked with drafting the new Constitution; took control of the country’s budget; and claimed sole power over domestic and foreign security.

As a result, Egypt’s power struggle will continue, with the junta no longer battling those in Tahrir Square, but political Islam. After a decades-long clandestine (although tolerated) existence within Egyptian society, Islamist forces were able to take advantage of the Tahrir protests, despite playing no integral part in them. The secular liberal forces’ political fragmentation and lack of organization cost them dearly in the parliamentary elections six months ago, and, in the second round of the presidential election, a majority of Egyptians chose Morsi over a restoration of the old regime.

But Morsi’s narrow margin of victory (just 3.5 percentage points) over Shafiq, and low voter turnout – 46.4% in the first round and 51.8% in the second – reflect a polarized, exhausted society that lacks confidence in the electoral process and the candidates. Moreover, the outcome has merely fueled further uncertainty about Egypt’s direction.

To read more: http://www.project-syndicate.org/commentary/the-egyptian-crucible

Política Internacional | , , , Permalink

¿Veremos un Egipto monocolor?

Los Hermanos Musulmanes (HM) han roto su promesa de no presentar candidato a Presidente de Egipto.

Los HM han nombrado a su máximo estratega, Khairat el Shater, como candidato a Presidente de Egipto a las primeras elecciones tras la caída de Hosni Mubarak, rompiendo un compromiso de no pretender la presidencia y el posible monopolio del poder.

Shater, de 62,años, hombre de negocios con fortuna, que fue un prisionero político hasta el año pasado, es el candidato mejor situado hoy. Su nombramiento se produce en un momento de especial tensión entre el Ejército y los HM, quienes prohibidos bajo Mubarak, dominan el Parlamento y la Asamblea Constituyente.

Su candidatura ha enervado a los liberales egipcios y a algunos países occidentales. El New York Times se pregunta si será ésta la última promesa de moderación que los HM romperán.

Shater es considerado un pragmático, pero conservador. Ha declarado que el Islam apoya la democracia y la tolerancia, la libertad de comercio, la apertura de mercados y el acuerdo de Paz con Israel.

Pero ha defendido, igualmente, un Gobierno Islamista de manera contundente.

Israel no ha hecho por el momento declaraciones al respecto. “La cuestión es su pragmatismo una vez obtenido el poder”. Es lo más lejos que han ido.

Shater fue un sólido donante económico al grupo y un estratega cada vez más influyente. Pasó doce años en prisión; el miembro que cumplió una condena más larga.

Los Hermanos Musulmanes (HM) argumentan que el cambio de posición se debe a las necesidades perentorias creadas por más de un año de Gobierno militar de transición, sin avances económicos y el sentimiento de frustración creciente entre la gente. “Hemos decidido que Egipto necesita un candidato nuestro que asuma tan dura responsabilidad”, declaran los HM.

Shater afirmó que “jamás había pensado en ocupar un puesto ejecutivo en el Estado, pero que aceptaba la llamada de sus hermanos”.

Curiosamente fue él quien formuló la teoría de que los HM no debían aspirar a la Presidencia, basándose en la experiencia de Argelia en 1991, que condujo a una década de guerra civil tras una victoria en las urnas seguida de un golpe militar.”

La decisión ha traído consigo disensiones internas entre los propios HM. ¿Acabaran disipándose?

¿Veremos un Egipto monocolor?

Política Internacional | , , , , Permalink